¿Qué inversor solar necesito? Inversores monofásicos o trifásicos

Descubre fácilmente el tipo de inversor solar que necesitas según si tu instalación es monofásica o trifásica.

¿Qué son las instalaciones monofásicas o trifásicas?

 

Por lo general la distribución de luz en una ciudad es trifásica pero en nuestras viviendas los consumos se clasifican de forma general como monofásica.

Las monofásicas son aquellas que tienen una única corriente alterna o fase. Las instalaciones estándar son de 230 voltios, aunque en algunas zonas persisten las instalaciones a 1420V. Generalmente poseen menos de 10 kW y son las que se emplean en los hogares que utilicen electrodomésticos estándar.  Este tipo de sistemas es el más común en  particulares en viviendas de tipo residencial, ya que su coste de implantación también es más reducido.

Las trifásicas son aquellas que constan de 3 fases o corrientes alternas distintas que dividen la instalación en 3 partes a las que llega potencia constante. Sus potencias normalizadas actualmente se adaptan a 400 voltios.

Las instalaciones trifásicas son las más adecuadas para las industrias o empresas en las que se utilizan aparatos de gran consumo, sin embargo, también podemos encontrarlas en viviendas particulares, sobre todo si son antiguas o se trata de casas que tienen equipos trifásicos tales como depuradoras o bombas de agua. Más adelante explicamos que ocurre en el caso de las viviendas antiguas con instalaciones trifásicas. Son sistemas que suponen una inversión mayor.

 

¿Por qué debo saber esta información si quiero realizar una instalación fotovoltaica?

 

Si estamos pensando en ahorrar en nuestra factura de la luz,  entonces necesitamos instalar un kit solar de conexión a la red eléctrica o autoconsumo. Uno de los elementos más importantes del kit es el inversor solar (transforma la energía de  corriente continua en corriente alterna apta para el uso común.)

Y es aquí donde necesitamos saber si nuestra instalación eléctrica es monofásica o trifásica porque existen también dos tipos de inversores:

  • Los inversores monofásicos . Suelen ser utilizados para la distribución de energía de calefacción e iluminación, como también para motores pequeños.
  • Los inversores trifásicos . Son utilizados normalmente para verter la corriente en fuentes de tensión alterna trifásica sin interrupciones, puesta en marcha de motores trifásicos o para la conexión con paneles fotovoltaicos.

¿Qué sucede si quiero realizar una instalación aislada?

 

Si por el contrario queremos realizar una instalación fotovoltaica en una casa de campo o vivienda aislada de la red eléctrica entonces tendremos que tener en cuenta los consumos que vamos a realizar.  Lo más habitual sería tener un sistema monofásico, con un inversor monofásico, aunque también podríamos disponer de un sistema trifásico si vamos a utilizar equipos que precisan de red trifásica.

 

¿Qué ocurriría si tengo una instalación trifásica en mi vivienda desde hace años y ahora hago consumos en monofásica?

 

En este caso, lo más aconsejable sería transformar nuestra red trifásica a monofásica, para poder asumir los consumos actuales en monofásica.

 

Otros tipos de sistemas: instalaciones bifásicas

Lo que ocurre en algunos hogares españoles es que antiguamente se instalaban redes bifásicas  (una fase de 120 y otra de 120 voltios = 240 voltios).

Ahora, en la actualidad los inversores en instalaciones monofásicas trabajan a 230 V (como hemos en el primer punto), y hay algunos modelos de inversores que no están adaptados a estas antiguas instalaciones.

 

Si todavía tienes dudas de cómo saber cuál es el mejor inversor para tu instalación puedes consultarlo en este post del Blog sobre Cómo elegir un inversor para paneles solares.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *