¿Qué pasa con los paneles solares cuando no hay sol?

Las placas solares permiten obtener energía limpia y renovable directamente del sol, reduciendo tus facturas de electricidad. Pero ¿qué ocurre en los días nublados? ¿Las placas solares en zonas con poco sol funcionan igual?

Esta es una duda muy frecuente que queremos resolver en este artículo. Aquí te explicamos cómo funcionan las placas solares si no hay luz directa del sol y qué puedes hacer para mejorar el rendimiento en estos casos.

¿Los paneles solares solo funcionan con el sol directo?

Vivas donde vivas existe la posibilidad de que un día amanezca gris y nublado, un día de esos que casi no se ve el sol. ¿Qué ocurre ese día con tus placas solares? ¿Producen electricidad si el día está nublado y los rayos del sol no inciden directamente sobre tus placas?

La respuesta es sí, los paneles pueden funcionar aunque no reciban los rayos directos del sol, como ocurre en los días nublados. Esto es porque aunque el sol esté oculto tras una nube, hay cierta parte de su radiación que llega a la superficie de la tierra y que puede ser aprovechada por las placas solares.

Vamos a profundizar un poco en esto explicando la diferencia entre los tipos de radiaciones que llegan a los paneles solares.

Tipos de radiación solar y cómo afectan a las placas solares.

Aquí hay que diferenciar dos tipos de radiación: directa y difusa.

La radiación directa es cuando los rayos del sol inciden directamente en las placas solares. Es decir, no hay nada que se interponga en el camino del sol.

La radiación difusa es cuando ocurre lo contrario, es decir, que los rayos de sol no llegan “directos” a la superficie terrestre, sino que lo hacen atravesando elementos atmosféricos como nubes, niebla, etc. Esta radiación, aunque no incide de forma tan directa como la anterior, también llega a la superficie. De hecho siempre llega cierta cantidad de luz que nos permite ver aunque el día esté muy nublado.

Los paneles solares pueden aprovechar tanto la radiación directa como la difusa o indirecta para generar energía eléctrica. Es decir, que podrán seguir produciendo electricidad incluso aunque esté nublado.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que la energía que producirán un día nublado respecto a un día despejado es diferente. La pregunta que hay que hacer por tanto no es si las placas solares solo funcionan con el sol directo, sino con qué rendimiento funcionan si no hay luz directa del sol.

Rendimiento de los paneles solares en días nublados.

El rendimiento de un panel fotovoltaico se define como el porcentaje de luz que recoge la placa y que es capaz de convertir en electricidad. A más electricidad producida, mayor será el rendimiento del panel.

La cantidad de luz que recibe un panel durante un día nublado es inferior a la que recibe durante un día despejado. Por lo tanto, la electricidad que puede producir una placa solar en un día nublado es menor que la producida un día despejado. Esto lleva a la siguiente pregunta: ¿en qué porcentaje se reduce la producción de electricidad en un día nublado?

No es sencillo de decir porque es algo que depende de muchos factores, como la altitud de las nubes (las nubes bajas afectan más al rendimiento de las placas solares), el espesor de la nubosidad (nubes más espesas reducen más el paso de luz), la estación, etc.

Por lo tanto es difícil dar una cifra concreta de cómo las nubes afectan al rendimiento de una instalación solar. Dependiendo del caso, la producción podría ser entre un 10 y un 30% de lo producido un día soleado, pero esta es una cifra que puede variar mucho.

Por ejemplo, no es lo mismo un día totalmente nublado que un día que alterne intervalos de sol y nubes. El momento del año también influye. En verano, al tener días más largos, la instalación tiene más horas para producir y por tanto compensar la pérdida de producción, algo que en invierno es más complicado.

Dependiendo de todos estos factores, el porcentaje de producción de la instalación podría alcanzar valores de hasta un 70% de lo que produciría en un día soleado.

El lado bueno de los días nublados.

Puedes estar pensando que con todo lo que te hemos contado no merece la pena instalar placas solares en zonas con poco sol, pero tener días menos soleados o un clima menos caluroso también tiene sus ventajas para el funcionamiento de las placas solares.

Por ejemplo, en verano se pueden alcanzar temperaturas muy elevadas que afectan negativamente al rendimiento de las placas solares. Mantenerse ligeramente por debajo de los 25 grados es lo ideal para la producción de las placas solares. En este otro artículo te explicamos más en detalle cómo la temperatura afecta a las placas solares. Hay ciertos tipos de nubosidad que pueden ayudar a bajar la temperatura de la placa solar y por lo tanto mejorar su rendimiento.

Los días nublados pueden estar muchas veces acompañados de lluvia, algo que puede ayudarte a mantener la superficie de los paneles limpia y libre de polvo, lo que también ayuda a mejorar su el rendimiento. Hablando de tormentas, si te preguntas si los paneles solares atraen rayos, no debería preocuparte ya que las instalaciones están protegidas ante este riesgo.

¿Qué hacer para aprovechar al máximo las placas solares en zonas con poco sol?

Como has visto, aunque la climatología no sea 100% perfecta se puede seguir aprovechando todo el potencial de la energía solar. Al fin y al cabo, hay instalaciones solares funcionando por todo el mundo. Solo hay que saber cómo aprovechar el sol al máximo en cada caso.

En instalaciones aisladas, la principal estrategia para que los días de menor producción no sean un problema es contar con un sistema de almacenamiento mediante baterías solares. Así, los días de sol podrás cargar las baterías para tener disponible esa energía como apoyo en los momentos en los que la producción sea baja (como los días muy nublados).

Piensa en los beneficios a la larga, no solo en los problemas de algunos días.

Como has visto, el rendimiento de las placas solares en días nublados es inferior al de un día soleado. Pero por suerte para nosotros, en España en general vas a disfrutar de un sol muy agradecido y potente. Puede que ciertos días tu instalación no rinda al máximo, pero esto no supone un problema. Lo importante es que a medio y largo plazo tus placas solares te ayudarán a reducir tu factura de la luz y a aprovechar una fuente de energía renovable como el sol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.