¿Para qué sirve el certificado energético de una vivienda?

Disponer del certificado energético de tu vivienda es un requisito obligatorio para poder venderla o alquilarla, y además te permite beneficiarte de ayudas por instalación de sistemas de autoconsumo.

En este post te explicamos qué es exactamente este certificado de eficiencia energética, para qué sirve, las distintas subvenciones y deducciones que posibilita solicitar, así como la manera de obtenerlo.

¿Qué es el certificado energético?

El certificado energético es un documento que recoge las necesidades de energía de un inmueble en condiciones de ocupación, para lo que se tiene en cuenta la demanda de los sistemas de iluminación, climatización, ventilación y agua caliente.

Así, este certificado de eficiencia energética que se aplica en toda la Unión Europea refleja el consumo que se hace en un edificio o parte de un edificio (vivienda) de electricidad, gas natural u otros recursos. Y también, expresa el volumen de sus emisiones anuales de CO2.

En función de los datos recopilados en el proceso de certificación y la evaluación realizada por el técnico se da una calificación, de acuerdo a una escala que va desde el nivel A que sería el máximo, hasta el G que sería el menos eficiente. Distintos grados que además vienen acompañados en el certificado energético por sus correspondientes colores identificativos.

 

Fuente: certific.es

 

¿Para qué sirve el certificado energético de una vivienda?

La primera respuesta básica a la pregunta de para qué sirve el certificado energético de una vivienda es que resulta un documento obligatorio, requerido por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para poner en el mercado un inmueble. De manera que el certificado de eficiencia energética es indispensable para vender o alquilar una propiedad, ya se trate de obra nueva o de segunda mano.

Además, disponer del certificado de eficiencia energética abre la puerta a la solicitud de distintas modalidades de subvenciones y ayudas, por la realización de obras y modificaciones que hayan contribuido a que la vivienda sea más eficiente:

 1-Deducciones por eficiencia energética en el IRPF

Al acreditar con el certificado energético de la vivienda una reducción del consumo cabe deducir en el impuesto de la renta las cantidades invertidas para lograrlo, en un porcentaje que puede variar:

  • Deducción del 20%: de una base máxima de 5.000 euros, al demostrar mediante el certificado energético que las obras realizadas han servido para reducir al menos un 7% la demanda de calefacción y refrigeración.
  • Deducción del 40%: de una base máxima de 7.500 euros, en caso de que el certificado energético acredite una reducción mínima de un 30% del consumo de energía primaria no renovable. O bien, que el inmueble haya pasado a una etiqueta energética A o B, dependiendo del nivel en el que se encontrase.
  • Deducción del 60%: por obras de rehabilitación energética en edificios, con una base máxima de deducción de 5.000 euros anuales. Como en la deducción anterior, el certificado energético ha de certificar una reducción mínima de un 30% del consumo de energía primaria no renovable, o que el inmueble haya pasado a una etiqueta energética A o B. En este caso se suman en el computo las posibles plazas de garaje y trasteros asociados al inmueble.

Para obtener cualquiera de estas deducciones se debe contrastar con un certificado energético previo (de no más de dos años de antigüedad) y otro posterior que, efectivamente, las obras han servido para obtener la eficiencia establecida como requisito de esas ayudas.

2 -Las deducciones de eficiencia energética se suman a otras ayudas

Al margen las deducciones referidas, cabe recordar que también hay ayudas autonómicas. En la Comunidad de Valencia el IVACE permite deducir hasta el 40% de la inversión realizada en instalaciones de autoconsumo de energía renovable en la vivienda o edificio donde se ubique la residencia habitual, y un 20% en segunda residencia, con un límite de 8000€.

Asimismo, hay que tener en cuenta la subvención directa de los fondos europeos Next Generation, que sería compatible con todas las demás ayudas, siempre y cuando la cuantía de la suma de las mismas no rebase el 100% de la inversión realizada, tal y como estipula el artículo 19.3 de la Ley de Subvenciones. En caso de que sí lo haga, el importe se reduce hasta que la suma no supere al coste total de la actuación. El plazo para solicitar estas ayudas finaliza el 31 de diciembre de 2023.

Con todo, estamos hablando de que sumando subvenciones y deducciones se puede llegar a cubrir completamente la instalación de sistemas de autoconsumo en el hogar, lo que añadido al ahorro obtenido mes a mes por la energía generada permite una amortización acelerada de la inversión en las instalaciones.

Ten en cuenta además que desde Atersa podemos gestionarte la ayuda de los fondos europeos Next Generation, cuyos plazos, eso sí, dependen de la administración, con un tiempo aproximado de tramitación que actualmente estaría entre los 12 y 14 meses.

Mientras que las deducciones asociadas al certificado de eficiencia energética ya no las podemos gestionar nosotros, dado que su expedición depende de un arquitecto u otro profesional o empresa autorizada para ello.

Pero no te preocupes porque a continuación te vamos a proporcionar toda la información que precisas para obtener el certificado energético de tu casa sin ningún problema.

¿Cómo solicitar certificado energético de la vivienda?

Para solicitar el certificado energético de tu vivienda tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. Hacer una solicitud formal a una empresa, arquitecto, ingeniero o técnico autorizado de tu elección.
  2. Seguidamente, los técnicos del servicio elegido harán una recopilación de datos energéticos de la vivienda, con información relativa a orientación, dimensiones, elementos estructurales (muros, ventanas, etc.), sistemas de climatización, etc.
  3. Una vez que tengan todos los datos efectuarán los cálculos que definen la calificación energética del inmueble, de acuerdo a la escala anteriormente referida.
  4. Por último, emitirán el certificado energético, cuyos datos estarán corroborados por un técnico, y finalmente procederán con el registro en el organismo correspondiente, algo imprescindible para que el certificado de eficiencia energética sea válido.

Con carácter general el certificado energético tiene validez de 10 años, excepto cuando la calificación energética sea G, cuya vigencia máxima será de cinco años. Si bien, para la deducción por eficiencia energética se solicita una certificación anterior a la instalación con una antigüedad máxima de dos años.

 ¿Cuánto cuesta obtener el certificado energético?

El coste del certificado energético puede variar según las características de la vivienda. En cualquier caso, siempre es factible pedir presupuesto a varios servicios y elegir la opción más adecuada, valorando también el plazo de realización, con la vista puesta en la solicitud de ayudas.

Esperamos que te haya sido de utilidad este post sobre el certificado de eficiencia energética, y recuerda que en Atersa puedes encontrar todo lo que necesitas para dotar a tu hogar de una instalación de autoconsumo fotovoltaico, y poder disfrutar de todas las ventajas que ofrecen.

Otros artículos que podrían interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 16 =