Problemas actuales que puede solucionar la energía solar

Son tiempos complicados. Crisis económicas, pandemias y conflictos bélicos se suman a problemas que ya venimos arrastrando desde hace tiempo, como el cambio climático, la contaminación y su impacto en la salud de las personas.

Nos encantaría deciros que tenemos una solución mágica para todos estos problemas. No es así, pero sí que estamos convencidos de que lo que hacemos, fomentar la energía solar, ayuda a solucionar algunos de los principales problemas que están afectando a nuestra sociedad, como la pobreza energética, la subida desorbitada de los precios de la electricidad o la dependencia energética de nuestro país.

La energía solar fotovoltaica ayuda a erradicar estos problemas que afectan a millones de personas en todo el mundo, muchas de ellas también en nuestros pueblos y ciudades. En este artículo te contamos cómo.

Dependencia energética: el gran lastre de nuestra economía.

En primer lugar, definamos qué se entiende por dependencia energética. La dependencia energética es la cantidad de recursos energéticos que un país tiene que traer del exterior para cubrir su consumo interno.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la dependencia energética de España se sitúa en el 75%. Esta terrorífica cifra significa que solo somos capaces de producir una cuarta parte de la energía que necesitamos. El resto la tenemos que importar, lo que supone un gasto de unos 45.000 millones de euros anuales.

El modelo seguido hasta ahora ha consistido en la importación y quema de combustibles fósiles, algo que tiene consecuencias ya conocidas por todos como su contaminación y sus problemas de salud asociados. Pero no son las únicas.

Al depender de otros países para obtener nuestra energía estamos desprotegidos ante cualquier evento que pueda suceder, como por ejemplo la invasión de Rusia a Ucrania o los conflictos del Magreb. Esto se traduce, en el mejor de los casos, en una subida de los precios que aumentan todavía más el impacto económico que tiene en nuestro país la dependencia energética. Si nos ponemos en lo peor, podríamos tener problemas de suministro.

Cómo la energía solar puede reducir la dependencia energética.

Para reducir esta dependencia exterior es necesario apostar por fuentes de energía renovables, incluida la energía solar fotovoltaica, algo que permitiría aumentar nuestra independencia energética al ser uno de los países con mejores condiciones climáticas para ello.

Pero, ¿es posible? La tecnología solar a día de hoy nos permite superar muchos de los problemas que hemos tenido en el pasado y que la limitaban como alternativa viable. Fijémonos en la Tasa de Retorno Energético (TRE). Esta tasa muestra el cociente de la cantidad de energía total que es capaz de producir una fuente de energía entre la cantidad de energía que es necesario aportar para explotar ese recurso energético. Dicho de otro modo, indica la calidad de la fuente de energía. Cuanto mayor sea la TRE, más cantidad de energía utilizable se obtiene de esa fuente por cada unidad de energía invertida.

Durante mucho tiempo se dijo que las instalaciones solares no compensaban, que costaba más fabricar los paneles que lo que producían (es decir, un TRE negativo). La TRE es hoy en día para los paneles fotovoltaicos similar o superior a la de las centrales de generación por fuel o carbón, y sigue mejorando.

Hay que tener en cuenta también que el rendimiento energético del petróleo hoy no es el mismo que hace 100 años. Hace un siglo el crudo era mucho más accesible y podía tener una TRE entre 50 y 90. Hoy es mucho más caro obtener petróleo ya que hay que buscarlo a más profundidad o mediante técnicas más complejas, lo que ha desplomado su TRE hasta valores inferiores a 10. La TRE de una instalación solar en un lugar con buena irradiación puede llegar a 60.

Por lo tanto, la energía solar es hoy una alternativa viable para obtener energía y sol en este país tenemos para rato. Aumentar la cantidad de energía solar fotovoltaica puede ayudar a reducir nuestra dependencia energética. Esto, junto a unas buenas políticas que favorezcan un consumo más reducido y responsable de la energía, puede ayudarnos no solo a nivel de país, sino también a nivel individual como te explicamos a continuación.

Subida del precio de la luz: soga al cuello para empresas y familias.

Como ya te explicamos en este otro artículo (donde por cierto te mostramos cada día el precio de la luz por horas), el precio de la luz se ve afectado por diferentes factores, como el precio de los derechos de emisión, del gas natural, etc.

Al tener una dependencia tan alta del exterior, las consecuencias de los problemas  que afecten al suministro o al precio en origen a nosotros nos llegarán amplificadas. Así ha ocurrido con la escalada de precios mayoristas de la electricidad, que siguen batiendo récords día tras día.

Esto repercute en nuestro bolsillo al tener que pagar más por la electricidad, algo que se acentúa incluso al tener en cuenta la nueva tarificación por tramos horarios, donde los momentos de más consumo coinciden con los precios más altos. Todo esto hace que desde pequeñas familias hasta grandes empresas tengan que pagar mucho más por la energía eléctrica, afectando a su economía.

 

Cómo la energía solar puede reducir el impacto de la subida de los precios.

Frente a este problema, el autoconsumo solar se plantea como una de las mejores alternativas.

Las instalaciones fotovoltaicas para consumo propio son muy sencillas de ejecutar y gracias a la continua reducción de los costes en las placas solares, el plazo de amortización de las instalaciones se ha reducido a pocos años o incluso meses. Teniendo en cuenta que un panel solar tiene una vida útil de al menos 25 años, eso significa que más de un 90% de su vida producirá energía para que puedas usar y que no tendrás que pagar a la compañía eléctrica, ahorrando en la factura de la luz todos los meses.

Esto sin duda es interesante, pero cuando hablamos de personas con pocos recursos se vuelve algo crítico. Sí, nos referimos a la pobreza energética.

 

Pobreza energética: elegir entre comer o tener electricidad.

Hoy en día muchas familias tienen que elegir entre comer o tener luz en casa. Esto es lo que llamamos pobreza energética: hogares en los que pagar la factura se lleva una parte muy importante de sus ingresos o que directamente no pueden asumir el pago, y por lo tanto no tendrán acceso a electricidad o calefacción. Según la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), durante 2019 en España un total de 6,8 millones de personas lo experimentaron en sus propias pieles.

Cómo la energía solar puede reducir la pobreza energética.

Las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico pueden ayudar, como hemos explicado, a reducir el coste de la electricidad consumida por los hogares, algo que puede ayudar a paliar la pobreza energética. Además este tipo de instalaciones pueden dar un acceso más rápido a la energía a aquellas personas que actualmente no tengan acceso, ofreciendo electricidad y agua caliente mediante energía solar. De hecho ya hay proyectos así en marcha, como en San Juan del Puerto (Huelva) o en el barrio sevillano de Torreblanca.

Estos proyectos se podrían cubrir económicamente con modelos de financiación basados en los ahorros conseguidos, de forma que las familias podrían acceder a estas instalaciones sin necesidad de realizar ellos mismos la inversión. Desde el momento de puesta en marcha la factura de la electricidad de esa familia se vería reducida, y el banco podría recuperar la inversión y los intereses del ahorro producido.

Esto supondría un desahogo para muchas familias, además de ofrecer otros beneficios como enormes reducciones de CO2 emitidas a la atmósfera.

Únete al cambio.

Un cambio es necesario. Debemos consumir menos energía y hacerlo de forma más inteligente y sostenible. Y debemos hacerlo cuanto antes. Reducir nuestra dependencia exterior y asegurar que todo el mundo tenga acceso a la energía nos traerá beneficios para todos: reducción de la contaminación, mejora de la salud, reducción de coste de la factura eléctrica, mayor desarrollo social y económico del país, etc.

Si necesitas que te ayudemos con tu instalación solar fotovoltaica, no dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.