Bombeo solar: ¿una alternativa rentable?

Una de las aplicaciones más interesantes de energía solar a la agricultura y ganadería es el bombeo solar. Con la creciente subida de los precios de la energía, estas instalaciones son la alternativa perfecta a los generadores de gasolina o diésel.

En este artículo te hablamos del bombeo solar y todos los beneficios que puede ofrecerte.

¿De qué se compone una instalación de bombeo solar?

Una instalación de bombeo solar es parecida a una convencional, la única diferencia es la energía que se utiliza para alimentar la bomba. En los sistemas de bombeo tradicional se alimenta bien desde la red eléctrica o bien con un generador diésel si no se tiene acceso a la red. En el bombeo solar se usan placas solares para alimentar la instalación.

Estos sistemas suelen utilizarse para sacar agua de pozos hasta un depósito elevado para después hacer riego por gravedad (bombeo solar para pozos). Aunque también es posible alimentar directamente un sistema de riego por goteo manteniendo una presión constante en la bomba (bombeo solar directo).

Teniendo esto en cuenta, una instalación de bombeo solar cuenta con los elementos propios del bombeo de agua y con la parte correspondiente a la instalación fotovoltaica. Dependiendo de las características y tamaño de la instalación hay ciertos elementos que pueden variar, pero las partes básicas con las que cuenta toda instalación de bombeo solar son:

  • Paneles solares: que se encargan de producir la electricidad. El número de paneles a usar dependerá de la potencia que se necesite para mover la bomba de agua en cada caso.
  • Estructura para los paneles: los paneles normalmente se colocan en estructuras elevadas para evitar zonas sombrías por la vegetación y los árboles, al mismo tiempo que se previenen robos y vandalismo.
  • Bomba solar de agua: Es una bomba especial diseñada para funcionar con energía solar (aunque también podría usarse una bomba convencional, como te explicamos después). Puede ser tanto de corriente continua como alterna, monofásica o trifásica, y sumergibles o de superficie.
  • Regulador o controlador: elemento que se encarga de gestionar la energía de los paneles y optimizar el funcionamiento de toda la instalación. El controlador también puede regular el funcionamiento de la bomba (paradas y arranques dependiendo del nivel de agua del pozo, del depósito, etc.).
  • En el caso de que haya una instalación previa que ya cuenta con una bomba convencional (no solar) que se desea aprovechar para la instalación fotovoltaica, en lugar del controlador del punto anterior se debe colocar un variador de frecuencia. Este elemento se encarga de suavizar los arranques de la bomba para adaptarlos a la producción solar, a la vez que transforma la energía de los paneles ya que estas bombas suelen ser de corriente alterna (no continua, como producen los paneles).

 

 

Además de estos elementos básicos, las instalaciones pueden contar con otros extras que ofrecen capacidades adicionales, como por ejemplo sistemas de monitorización, conexión con smartphones, sensores varios para pozos y estanques, etc.

¿Cómo se dimensiona un bombeo solar?

Como siempre que hablamos de instalaciones fotovoltaicas, el correcto dimensionamiento de la instalación es una parte fundamental. En el caso de las instalaciones de bombeo solar para riego o bombeo solar para pozos, además del cálculo de la parte “solar” (localización, radiación solar, etc.) hay que calcular qué necesidades de potencia necesitas para la bomba.

Para ello es importante conocer ciertas medidas, por lo que si no las sabes y estás pensando en un sistema de bombeo solar para riego, lo primero que tendrás que hacer es sacar el metro.

Las medidas necesarias son estas:

  • A: profundidad a la que se encuentra el nivel del agua del pozo respecto a la superficie.
  • B: altura del depósito de agua respecto a la superficie.
  • C: profundidad a la que se encuentra la bomba.
  • D: longitud y diámetro de la tubería del agua.
  • E: capacidad del depósito.
  • Además de las medidas anteriores, hay que conocer el caudal de agua mínimo que hace falta al día, medido en metros cúbicos (m3).

¿Cuánto cuesta un sistema de bombeo solar?

Como siempre, esta es la pregunta del millón. La respuesta es: depende.

Depende porque cada instalación de bombeo solar es diferente, ya que se dimensiona de forma específica a las necesidades de la explotación, su ubicación geográfica, caudal necesario, etc.

Algunas fuentes estiman un coste aproximado de 2€ por W instalado, pero es solo una aproximación que no debe tomarse como una regla fija, ya que te puedes encontrar desde instalaciones gigantes que requieren una gran inversión, hasta pequeños kits de bombeo solar muy accesibles.

Por ejemplo, tienes disponible desde este Kit Bombeo Solar Shurflo a 24V que permite un caudal constante para riego, hasta kits de más potencia como este Kit Bombeo solar 400V capaz de mover bombas de hasta 7,5kW.

Ventajas del bombeo solar.

Ahorro económico.

Una vez realizada la instalación no hay costes de electricidad ni de combustible, algo a tener muy en cuenta con los precios actuales, ya que la bomba se alimentará con la energía solar. La amortización de la instalación suele hacerse en un plazo de 6 a 8 años, de forma que el resto del tiempo hasta llegar a los 20 o 25 años de vida útil de estas instalaciones, el gasto en combustible será cero.

Mayor eficiencia.

Los sistemas de bombeo solar directos mantienen constante el caudal extraído por la bomba, lo que hace que la eficiencia del riego sea mayor, mejorando la capacidad productiva del suelo. Estas instalaciones son ideales para pozos que tengan poca capacidad de recuperación, ya que puede controlarse de forma muy precisa el caudal extraído.

Acceso universal a la energía.

Estas instalaciones se pueden colocar el cualquier lugar, ya que no es necesario que llegue la red eléctrica. Con los nuevos sistemas de conexión hoy en día es muy fácil controlar la bomba solar de forma remota, por lo que también se evitan desplazamientos innecesarios para tareas de manejo cotidiano.

Mantenimiento casi nulo.

Todos los elementos están diseñados para estar en el exterior y no requieren de tareas de mantenimiento especiales. Todo lo contrario a lo que suele pasar con los generadores de gasolina o diésel.

Mejora del medio ambiente.

Los sistemas de bombeo solar no generan ningún tipo de emisiones contaminantes a nivel local, mejorando el entorno y reduciendo el impacto ambiental.

El bombeo solar, una inversión muy rentable.

Las instalaciones solares son una inversión muy rentable a medio plazo, y cada vez más teniendo en cuenta el aumento de los costes de la energía. Se trata de instalaciones fiables y duraderas que te ayudarán a reducir los costes, ya que además los meses de más rendimiento solar coinciden con los de mayor demanda de agua.

Si quieres más información sobre kits de bombeo solar, puedes visitar nuestra tienda online o ponerte en contacto con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.