¿Cómo puedo ampliar una instalación fotovoltaica?

Muchas personas están optando por realizar una ampliación de su instalación fotovoltaica aislada para aprovechar todavía más los beneficios de la energía solar. Aunque en general no hay problemas para hacer estas ampliaciones, hay que tener en cuenta ciertos aspectos para asegurar el correcto funcionamiento de la instalación. En este artículo te hablamos de ello.

¿Es posible ampliar una instalación fotovoltaica?

Sí, pero debe hacerse de forma correcta. Es importante asegurar la compatibilidad de los equipos nuevos con los existentes y que todo funcione en orden.

Lo primero que hay que aclarar es qué entendemos por “ampliar”, ya que puede ser ampliar la potencia fotovoltaica, aumentar la potencia del inversor, añadir baterías a la instalación fotovoltaica o una mezcla de todo lo anterior.

Una de las razones por las que se suele realizar una ampliación de una instalación fotovoltaica es por que aumenta el consumo. En una vivienda esto suele ocurrir al aumentar el número de miembros de la familia o porque se compran nuevos electrodomésticos. En una oficina porque aumenta la actividad, el número de trabajadores o la maquinaria.

En este caso, lo lógico sería ampliar aumentando el número de paneles solares para seguir disfrutando de los ahorros en la factura de la luz (es decir, aumentar la potencia de paneles solares). En este punto te recomendamos que pidas ayuda a un profesional para que calcule cuántos paneles habría que añadir en base a tu nuevo nivel de consumo.

En función del aumento de la potencia fotovoltaica se debería comprobar si necesitamos sustituir o ampliar otras partes de la instalación para que todo siga funcionando, como te explicamos a continuación.

Ampliación de una instalación fotovoltaica paso a paso.

Aumentar la potencia fotovoltaica.

Como decíamos, la ampliación más habitual es aumentar el número de paneles para así aumentar la potencia de tu instalación. Aquí hay que tener en cuenta varias cosas importantes.

En primer lugar deberás estimar cuántos paneles añadir y verificar si cuentas con espacio suficiente para colocarlos. Además debes asegurarte de que las placas solares nuevas pueden combinarse con las que ya tienes. En función de las posibilidades de conexión y de ampliación, podría ser un requisito que la tensión y corriente que se genera en cada placa solar sea la misma (lo que implica paneles del mismo tipo y tamaño).

Esta ampliación tiene consecuencias para el resto de elementos de la instalación, por lo que habrá que comprobarlos como explicamos a continuación.

Ajustar el regulador a la nueva potencia instalada.

Si tu instalación tiene baterías, lo siguiente será comprobar si el regulador es capaz de admitir esa potencia extra. Si todavía tiene margen para ello, estupendo. En caso contrario, habrá que añadir un nuevo regulador o sustituirlo por uno de mayor potencia.

Para ello se deberá calcular la nueva tensión e intensidad de los paneles para saber si el regulador que hay instalado es suficiente o debe ser sustituido.

Si tienes un regulador PWM, la intensidad del regulador debe ser mayor que la máxima intensidad procedente del conjunto de paneles (añadiendo un coeficiente de seguridad).

Si tienes un regulador MPPT, tendrás que ver que se respetan los límites de potencia máxima de los paneles para la tensión del sistema (instalación fotovoltaica a 12V, 24V o 48V), la intensidad máxima (Isc) y la tensión máxima en vacío (Voc) del sistema.

Aumentar la potencia del inversor: ¿es necesario?

De modo similar al regulador, es necesario verificar si el inversor de potencia que tienes instalado es suficiente. El inversor limita la máxima potencia eléctrica que se puede conectar a la vez, por lo que es importante que siempre pueda ser capaz de manejar la potencia fotovoltaica existente.

Por lo tanto, si el aumento de consumo es por un mayor uso de los electrodomésticos pero no hay nuevos aparatos, quizá no sea necesaria una ampliación del inversor (por ejemplo, si ahora vive más gente en casa y se ponen más lavadoras).

Por el contrario, si se cuentan con nuevos aparatos enchufados a mayores de los que ya había, hay que verificar que el inversor pueda proporcionar potencia suficiente para cubrir el consumo (por ejemplo, si además de la lavadora ahora también tienes una secadora).

En caso de que no sea suficiente y necesites aumentar la potencia del inversor, hay dos opciones:

  • Si el inversor es paralelizable: puedes colocar otro inversor en paralelo para complementar el que ya tienes instalado. Para saber si es ampliable se puede consultar su ficha técnica o hablar con el fabricante.
  • Si no es paralelizable: habrá que sustituirlo por uno de mayor potencia.

Baterías solares: ¿se pueden ampliar?

El capítulo de las baterías merece mención especial, ya que al hablar de ampliación pueden darse dos situaciones que es importante no confundir. Las opciones pueden ser: ampliar una instalación de baterías que ya tengas instalada o añadir baterías a una instalación que no las tuviera antes.

Ampliar una instalación de baterías solares.

Aquí la recomendación es clara: no deberías mezclar baterías nuevas con baterías usadas, incluso aunque sean de la misma marca y modelo. Las baterías usadas ya cuentan con un cierto desgaste que afecta al rendimiento de las baterías nuevas, haciendo que no funcionen al 100%. Teniendo en cuenta que estos elementos suelen ser los más caros de la instalación, hay que asegurar siempre un correcto funcionamiento para lograr la mayor vida útil posible.

La solución es por tanto retirar las baterías actuales y sustituirlas por un nuevo banco de baterías dimensionado para las nuevas necesidades (en el caso de las baterías de plomo)

Sin embargo, con las baterías de litio no hay problema en añadir módulos en paralelo, de hecho esa es una de las grandes ventajas del litio frente al plomo, ya que cada módulo tiene una electrónica que consigue que una batería vieja no afecte negativamente a una nueva.

Añadir baterías a una instalación fotovoltaica.

Este caso es diferente, ya que nos referimos a añadir un sistema de baterías a una instalación que previamente no las tenía. Esto se hace para aumentar el nivel de independencia energética, ya que la electricidad que produzcan tus placas y que no gastes se podrá almacenar para usar en otro momento.

Para poder usar baterías necesitas de un inversor que se encargue de gestionar la carga de las mismas junto con el uso de tu producción solar, los vertidos a red, etc. El tipo de inversores que normalmente se usan para esto son los inversores híbridos

Si tu inversor no permite gestionar la carga de baterías, necesitas sustituirlo por uno adecuado para el tipo de baterías que quieras instalar.

Por esta razón es interesante pensar en el momento de diseñar la instalación si a futuro se van a realizar ampliaciones, como por ejemplo añadir baterías solares. Así se puede instalar un inversor adecuado desde el inicio que facilite estas tareas de ampliación posteriores, evitando tener que sustituirlo.

Ayúdate de expertos en energía fotovoltaica.

Como ves, hay que tener en cuenta diferentes cosas a la hora de pensar en la ampliación de una instalación solar. En caso de duda te recomendamos siempre que consultes con expertos en instalaciones solares para que puedan ayudarte a ampliar tu instalación solar fotovoltaica.

En Atersa, además de contar con técnicos profesionales que te ayudarán a decidir qué es lo mejor para tu caso, podrás encontrar todo lo que necesites para esa ampliación de tu instalación solar fotovoltaica.

Otros artículos de Atersa que pueden interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.