¿Qué son las ondas en un inversor?

En este artículo queremos hablarte de qué son las ondas de un inversor, sus tipos y aplicaciones para que sepas qué inversor te conviene más para tu instalación solar.

El inversor: el cerebro de la instalación.

No vamos a extendernos mucho explicando qué es un inversor y su importancia porque ya hemos hablado antes en nuestro blog sobre ello, por ejemplo aquí y aquí.

Solo recordaremos que el inversor es una de las partes más importantes de una instalación solar fotovoltaica, ya que se encarga de transformar la electricidad de las baterías o las placas solares para que puedas consumirla. Además, los inversores son el “cerebro” de la instalación, recopilando información sobre su funcionamiento y rendimiento.

A la hora de transformar la electricidad se puede hacer con diferentes tipos de ondas, como te explicamos en el siguiente punto.

Qué son las ondas de la corriente eléctrica.

Para entender qué son las ondas no queda más remedio que pasar primero por una pequeña lección teórica sobre electricidad. Vamos a tratar de explicarlo lo más fácilmente posible.

Al hablar de corriente eléctrica hay diferentes tipos. Entre ellos se encuentran la corriente continua (CC) y corriente alterna (CA). La corriente continua es la que proporcionan por ejemplo los paneles solares, las baterías o unas simples pilas. Se llama corriente continua porque siempre se mueve en la misma dirección, manteniendo constante el valor de la tensión a lo largo del tiempo. Valga este símil para entenderlo: si el cable conductor fuera una manguera, la electricidad sería el agua que circula por su interior, siempre en la misma dirección.

Por otro lado tenemos la corriente alterna, que es la que tenemos en nuestros hogares. Se llama así porque en este caso no es un flujo continuo, sino que cambia en magnitud y dirección de forma cíclica. La forma gráfica de representar esto es mediante una forma de onda, siendo la onda sinusoidal (también llamada senoidal) la forma de corriente alterna más común.

Es decir, una onda es una representación gráfica de la corriente eléctrica.

 

Tipos de ondas en un inversor.

Ya sabemos que la electricidad que llega a nuestras casas, la que utilizamos para nuestros electrodomésticos, luz y enchufes, es corriente alterna con forma sinusoidal. Pero esta no es la única onda mediante la cual se puede describir la electricidad.

Y es aquí donde enlazamos de nuevo con los inversores. Al transformar la electricidad que viene de las placas solares, estos dispositivos ofrecerán una corriente eléctrica con un tipo de onda concreto, dependiendo del tipo de inversor que sea. Por lo tanto puedes encontrar diferentes tipos de inversores en el mercado: de onda pura, de onda modificada y de onda cuadrada.

Vamos a ver las diferencias entre ellos.

Inversor de onda pura (o de onda sinusoidal pura).

Este tipo de inversores consigue transformar la corriente proveniente de las placas solares a corriente alterna con una gran precisión, generando una onda prácticamente idéntica a la de la red eléctrica (de ahí que reciba el nombre de onda pura).

Estos inversores cuentan con una tecnología más avanzada que les permite realizar esta transformación de la corriente eléctrica de forma precisa.

Inversor de onda modificada (o de onda sinusoidal modificada).

La onda modificada es una onda que se aproxima en forma a la senoidal pero sin llegar a ser exacta. Los inversores de onda modificada usan conmutadores electrónicos para modificar los pulsos de onda, haciendo que el resultado sea una “onda” que se acerca a la senoidal pero que está compuesta por una serie de “escalones”.

Esta onda está a medio camino entra la sinusoidal pura y la cuadrada.

Inversor de onda cuadrada.

El inversor de onda cuadrada es el extremo opuesto a la onda senoidal pura, ya que es una aproximación muy gruesa que se hace mediante una onda totalmente cuadrada que cambia de valores positivos a negativos sin pasar por puntos intermedios.

 

Recomendaciones de aplicación según el tipo de onda.

Entre las variables a tener en cuenta a la hora de elegir un inversor están la potencia, el precio, y también el tipo de onda. Dependiendo del uso que necesites podrás elegir entre un tipo u otro, aunque la recomendación general es buscar inversores cuya onda sea lo más parecida a la senoidal (inversores de onda pura).

Uso de los inversores de onda senoidal pura.

Los inversores de onda pura son los que generan el tipo de onda idéntico al de la red eléctrica. Por lo tanto, este tipo de inversor es apto para cualquier aparato que funcione con corriente alterna (es decir, cualquier aparato que tengas en casa o en la oficina).

Eso sí, hay que tener en cuenta qué tensión de salida tiene el inversor para que coincida con la que necesitas para tu uso, que puede ser 230 V (la tensión que tenemos en los hogares) o 400 V (correspondiente a instalaciones trifásicas).

Estos inversores son los más eficientes, lo que significa que al conectarlos a las baterías solares necesitarán sacar menos corriente para alimentar el consumo, aprovechando mejor la carga de las baterías.

Uso de los inversores de onda senoidal modificada.

Como decíamos, esta onda modificada se aproxima a una senoidal pero sin llegar a tener su precisión. Por lo tanto estos inversores no tienen la misma flexibilidad, aunque pueden usarse para usos cotidianos como la iluminación, televisores, etc.

Las ondas modificadas son menos eficientes: ofrecen menos potencia eléctrica al transformar la energía, de forma que consumen mayor carga de las baterías. Esto hace que haya casos en los que no sea recomendable su uso ya que pueden entregar menos potencia de la que un aparato necesita para funcionar correctamente, algo que puede ser crítico en aparatos con mucha electrónica.

Uso de los inversores de onda senoidal cuadrada.

Estos inversores son los menos eficientes, ya que la forma de su onda es mucho más simple que una sinusoidal pura. Por esta razón no son compatibles con algunos usos, como por ejemplo consumos con cargas inductivas (motores, bombas, compresores, etc.).

Sí son aptos para usos básicos como iluminación, aunque hay que tener en cuenta que debido a su bajo rendimiento es necesario usar un inversor sobredimensionado.

Conclusión sobre los inversores de onda pura.

Una vez expuesto todo lo anterior nuestra recomendación es clara: opta siempre por inversores de onda senoidal pura. Así evitarás problemas con los aparatos que conectes y aprovecharás al máximo la carga de tus baterías. Si buscas un buen inversor o necesitas ayuda adicional para elegir el que mejor te conviene, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Otros artículos de Atersa que también pueden interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.