Transición energética ¿qué es?

Periódicos, televisión, radio, internet… Seguro que ya has escuchado esto de la Transición Energética más de una vez. Pero ¿qué significa? ¿Qué es realmente la transición energética y por qué es tan importante? ¿Qué pinta la energía solar fotovoltaica en todo este asunto?

En este artículo te lo contamos.

¿Qué es la transición energética?

La transición energética es la principal herramienta con la que contamos actualmente para cambiar nuestro modelo energético. Busca pasar de nuestro actual sistema basado en el uso de combustibles fósiles a un nuevo modelo de bajas emisiones en el que las energías renovables sean las protagonistas.

Según datos del Statistical Review of World Energy publicado en 2020, el 84,3% del consumo mundial de energía se basa en combustibles fósiles, es decir: petróleo, carbón y gas natural. Esto supone un auténtico problema ya que su combustión produce una gran cantidad de gases de efecto invernadero (como el dióxido de carbono), siendo la principal causa del cambio climático.

La transición energética supone un reto para todos. No solo será necesario un cambio estructural del sistema (la forma en la que generamos la energía) sino que también será necesario un cambio a nivel de comportamiento por parte de todos. Controlar el consumo y cómo usamos la energía en nuestro día a día es otra cara de esta transición en la que todos deberemos colaborar si queremos proteger nuestro planeta.

Todos los países a nivel europeo participan de este Pacto Verde (Green Deal) que tiene por objetivo reducir el cambio climático. En el caso de España, esto se ha traducido en la elaboración del proyecto de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Objetivos de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Los objetivos que plantea esta ley en nuestro país son los siguientes:

  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 20% para el 2030 y ser 100% neutro en carbono para el 2050.
  • Alcanzar el 35% de energías renovables en el consumo energético final para el 2030 y el 100% en la generación del sistema eléctrico nacional para el 2050.
  • Alcanzar el 70% de la generación de energía eléctrica con fuentes renovables para el 2030.
  • Mejorar la eficiencia energética reduciendo el consumo de energía primaria al menos el 35% con respecto a la línea de base conforme a normativa comunitaria para el 2030.

Los 3 pilares de la transición energética en España.

Para cumplir estos objetivos ya se han puesto en marcha varios planes, como el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y la Estrategia de descarbonización al 2050.

Algunos de los puntos clave de la ley de transición energética giran en torno a estas líneas estratégicas de actuación:

  1. Desarrollo de las energías renovables y la eficiencia energética.
  2. Movilidad y transporte sostenible.
  3. Transición energética en el uso de combustibles.

Estos 3 pilares suponen un gran cambio de paradigma no solo a nivel energético, sino como sociedad, siendo nuestra punta de lanza el aumento en el uso de las energías renovables.

Una mayor presencia de energías renovables en la sociedad ayudará en la transición de nuestro sistema energético, pero no solo eso. Mejorará la competitividad de las empresas al reducir sus costes energéticos, favorecerá la creación de empleos locales y situará a la ciudadanía en el centro del sistema energético, lo que puede suponer una acción tractora para el resto de acciones que contemplan estos planes.

El sector automovilístico cuenta también con objetivos muy ambiciosos, ya que se espera que para el 2050 los turismos y vehículos ligeros no tengan emisiones directas de CO2. Esto junto con el abandono progresivo del uso de combustibles fósiles favorecerá la expansión de vehículos eléctricos que podrán alimentarse con electricidad limpia producida por fuentes renovables, como la fotovoltaica.

Las energías renovables como eje central de la transición energética.

Las energías renovables son sin duda el eje principal de acción de toda esta transición energética, ya que el abandono de los combustibles fósiles hará que tendamos a una electrificación de los consumos cada vez mayor.

La diferencia frente al modelo actual es que este aumento de la demanda de electricidad podrá abastecerse mediante diferentes energías renovables, como la fotovoltaica, eólica, hidroeléctrica y geotérmica. A todo esto habrá que sumar nuevas tecnologías de “storage” (sistemas de almacenamiento de energía) que ayudarán a compensar la intermitencia de algunas de estas fuentes renovables.

Este tipo de fuentes de energía no solo permiten generar electricidad de forma limpia, sino que son virtualmente inagotables. En este momento, la energía solar (junto a la eólica) es la gran protagonista de la transición energética debido a su asombroso crecimiento.

El gran crecimiento de la energía solar fotovoltaica.

La energía solar fotovoltaica es una de las fuentes de energía que está teniendo un mayor crecimiento en la actualidad. Hace unas décadas su uso era casi puntual para algunas aplicaciones pero hoy se presenta como una de las principales tecnologías renovables a tener en cuenta en esta transición energética.

Según los últimos datos de Red Eléctrica de España, pertenecientes al año 2021, la energía solar fotovoltaica creció un 28,8% en comparación con el 2020, teniendo en cuenta que ya veníamos de tener una tendencia muy buena en cuanto a crecimiento.

Esto se debe principalmente a dos razones. Por un lado, la reducción del coste de producción de las placas solares en los últimos años gracias a la innovación tecnológica. Según la Agencia Internacional de la Energía Renovable (IRENA), estos costes han bajado un 82% en la última década.

Por otro, el aumento de los costes de los combustibles fósiles para las empresas y hogares. Esto ha hecho que muchas familias y organizaciones opten por instalaciones de autoconsumo para reducir la factura de la luz, favoreciendo la expansión de la fotovoltaica.

Incluso ante la subida de los costes de las materias primas y del combustible que estamos experimentando recientemente, las perspectivas son muy buenas para la energía solar fotovoltaica. El apoyo de los gobiernos, el cumplimiento de medidas energéticas y la innovación tecnológica harán que las energías renovables en general, y especialmente la fotovoltaica, continúen esta senda de expansión en los próximos años.

Atersa, especialistas en energía fotovoltaica.

Es el mejor momento para sumarse a la revolución solar. En nuestra tienda online tenemos disponible todo el material que puedas necesitar para tus instalaciones fotovoltaicas. Y si tienes algún tipo de duda recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.